• ALE PASTORE

- EVOCACIÓN

Actualizado: 26 may



Siempre ellas…a mis hermanas Claudia y Milena.


1


Corazón, mar de costas misteriosas, su alborecer en la arena húmeda se mezcla con la sombra descolorida, mientras gaviotas incesantes pasean entre cielos ventosos y acantilados, que ni el ruido del vuelo alado se disipa, cuando nace el día y baña nuestra inocencia.


2


Y retorna la claridad cuando me pierdo en una sonrisa diluida en los cristales de mi infancia. Tres vestidos, tres pares de medias y zapatos blancos, tres atentas miradas a un mismo cielo, me recuerdan que no existe niebla que perdure y que la distancia también es un nudo que amarra el tiempo.


3


Sentada junto a mi mar, en su orilla — El fondo de la vida — escena que invita a toparme con ellas, para cubrir mi cuerpo de agua y mis labios de sal. El sonido permanece y también borra, alejándome de todo aquello que revolotea, y mientras el cielo cubre la memoria, nacen geranios de luz como ofrenda, sin preocuparnos a donde alumbren.


4


En la sombra duerme la pureza del aire, las hojas son la espera del sonido tenue, el silencio busca consuelo y esperanza, la casa en que crecí es el alféizar que me sostiene, el hogar que me acopla, el ocaso que siempre cae sobre todo aquello que no tiene voz.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El entorno golpea, pasea nocturno bajo los olmos que son la sombra de lo que fue desmembrado. Ha llegado el duelo años después como gran epitafio ilustre, airoso. Se levanta al vuelo al poema como a l

Llueve el agua invisible, sin resistencia, donde nada tiene que ver con el aire que la cruza ni con la superficie que toca a su paso. Sola va, cogida de su fe ciega, donde la resonancia bebe del enigm

Tus ojos reverberan la música del tiempo que vendrá: anuncian la primavera, el triunfo del verde ante la ceniza, el gris que nadie quiere ver… Miguel Ángel Zapata Brandenburg Concerto No. 2 in F Major